Fabiola Díaz de León – La Luna, Coyolxauhqui y los Aztecas

En la Gran Tenochtitlán se erigía el Templo Mayor. En la cima de la pirámide se levantaban dos templos fundamentales para los mexicas, el de Tláloc, dios de la lluvia, pintado de azul y a la derecha el de Huitzilopochtli, dios de la guerra, pintado de rojo. Al pie de este ultimo yacía el monolito redondo de Coyolxauhqui cuyo nombre quiere decir: la de las campanas ya que en las mejillas se le representaba con dos campanitas. Hija de Coatlicue, la de la falda de serpientes, encargada de cuidar el cerro de Coatepec, cerro de serpientes, tenía 400 hijos más. Esposa de Mixcóatl y diosa de la fertilidad, de la vida y de la muerte entendidas como ciclo infinito. También era reverenciada como Tonantzin, madre venerada o madre de los dioses.

Coatlicue

Coatlicue barría el Coatepec cuando del cielo cayó un plumaje de gran belleza a sus pies. Ella al verlo lo levanta y lo guarda en su seno según algunas versiones y en su dobladillo según otras. Cuando terminó sus tareas lo buscó pero había desaparecido. Es este el momento de la concepción de Huitzilopochtli en su vientre. Cuando su hija y sus 400 hijos se dan cuenta del embarazo, siendo su madre entonces viuda o célibe, se dan por tremendamente ofendidos y para evitar su vergüenza deciden, instigados por su hermana, matar a su madre. Se atavían de guerra y se dirigen a la cima del cerro a asesinarla cuando Huitzilopochtli nace completamente desarrollado y ataviado de guerra también y en la confrontación mata a todos sus hermanos. Le corta la cabeza a Coyolxauhqui y la lanza al cielo convirtiéndola en la luna para que aun muerta su madre pudiera seguir viendo a su hija. Los 400 surianos, sus hermanos derrotados, se convierten en las estrellas del sur.

Huitzilopochtli

Como el cuerpo desmembrado de Coyolxauhqui rueda al pie del cerro en el templo dedicado al origen de Huitzilopochtli se ubica el monolito redondo de la de las campanas. En él se pueden ver sus miembros separados del tronco. Los sacrificados en el templo rojo recreaban este mito del origen de Huitzilopochtli que fue el dios más importante del panteón azteca y asociado con el sol.

La luna es vencida por el sol y va desapareciendo a pedazos a lo largo de su ciclo como Coyolxauhqui en el combate con su hermano Huitzilopochtli. Coatlicue es la Tierra y el dios de la guerra, el sol, surge de su vientre para ser su gran defensor y campeón. La Tierra nos brinda la vida y nos recibe en la muerte.

Coyolxauhqui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *